lunes, 3 de octubre de 2011

Ciudades que se hacen y deshacen – ABC.es («Post-it City. Ciudades ocasionales») « ArquitecturaS


Arte – Ciudad

CentroCentro de Madrid acoge «Post-it City. Ciudades ocasionales», una muestra con un total de 53 proyectos sobre la ocupación temporal de espacios públicos.



acampaSol_2011_005_DSCN0377
En la imagen: “@acampasol”, Salida de Metro en la Puerta del Sol después de la “acampada” de indignados del 15M – Foto: Darío Álvarez, Mayo 2011.
Muchos pensarán que un post-it –ese trozo de papel amarillo que hay en casas, oficinas, papelerías, y que la mayoría pronuncia pósit– solo sirve para que tu madre te recuerde que tienes que ir al médico, para apuntarte algún teléfono importante, o para que tu pareja te deje algún mensaje romántico antes de que te despiertes. Sin embargo, otros van mucho más allá y con él crean un concepto, extrapolable al arte, sobre las ocupaciones temporales del espacio público. Es el caso de la exposición que acoge CentroCentro: Post-it City. Ciudades ocasionales. El proyecto –cuyo comisario es Martí Perán– es una coproducción del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) y Acción Cultural Española (AC/E), que se podrá visitar hasta febrero de 2012.

¿Qué es el fenómeno «post-it»?

Muchos se preguntarán qué significa este término cuando se aplica a una ciudad y no se trata del papelito amarillo. El concepto post-it city fue acuñado por Giovanni La Varra en su libro Mutations (2001) para designar distintas ocupaciones temporales del espacio público, las cuales generan una nueva forma de urbanismo, de estética y de arquitectura.
Al igual que un post-it, estas ciudades aparecen y desaparecen sin dejar un rastro visible, aunque sí ideológico o sociológico. Por definición, su función estructural es efímera, aunque precisamente esta investigación y su posterior exposición tratan de reflexionar sobre la hiperregularización del espacio público. En palabras de Martí Perán, «Post-it City sale de los límites, de lo categórico, de lo imprevisible. Su función es descategorizar todos los prejuicios a la hora de pensar en el espacio público; es decir, cómo comportarse, cuándo y dónde nos podemos tocar o besar, etcétera».

acampaSol_2011_013_DSCN0385