miércoles, 2 de junio de 2010

El arroz, secreto de la resistencia de los edificios milenarios de la antigua China – 20minutos.es « ArquitecturaS


  • Se usaba para rellenar los huecos entre los bloques de piedra.
  • Trituraban el arroz hasta que se convertía en una especie de masa.
  • Muchas estructuras lograron sobrevivir a terremotos.
EUROPA PRESS.
Los edificios que se construyeron hace siglos en la antigua China utilizaban el arroz como material principal tanto en las labores de edificación como en la restauración, según undescubrimiento realizado por investigadores chinos que se publicará en la revista mensual American Chemical Society.
El estudio, liderado por el doctor Bingjian Zhang, concluye que este alimento se usaba para rellenar los huecos existentes entre los bloques de piedra hace 1.500 de años. Para ello, los arquitectos de la época trituraban el arroz hasta que se convertía en una especie de masa pegajosa más eficaz que la cal por su resistencia a las altas temperaturas y al agua.
El secreto de esta eficacia reside en la amilopectina, un tipo de polisacárido, un carbohidrato que se encuentra en el arroz y en otros alimentos. Según Zhang, el uso del arroz en las construcciones “fue uno de los grandes hitostecnológicos de su tiempo” ya que se empleaba en pagodas, tumbas y edificios.

Sticky Rice Secret Ingredient of Ancient Chinese Mortar

The Egyptians cut their multi-ton bricks so precise that, often, no mortar was needed for the construction of their monumental builds. The Romans mixed volcanic ashes in their ancient mortar, ensuring the Trajan Forum lasts for almost 20 centuries now. The ancient Chinese builders, however, opted for a more culinary solution: sticky rice mortar.
Scientists have discovered the the secret behind an ancient Chinese super-strong mortar made from sticky rice, concluding it still remains the best material for restoring ancient buildings today. The mortar – a paste used to bind and fill gaps between bricks, stone blocks and other construction materials – was developed in ancient china some 1,500 years ago, by mixing sticky rice soup with the standard mortar ingredient of slaked lime.