martes, 9 de febrero de 2010

La hondura de lo extraplano · ELPAÍS.com « ArquitecturaS

"REPORTAJE: Diseño

Se imponen los objetos que pretenden funcionar como simple marco y huyen de cualquier protagonismo

ANATXU ZABALBEASCOA – Madrid

Los jardines irritaban al pintor Piet Mondrian. Solía pedir que le cambiaran el lugar en la mesa si tenía que sentarse mirando uno. Sus amigos aseguraban que era un mecanismo de defensa. Desde que se había empeñado en ser un neoplasticista riguroso quiso olvidarse de los años que había pasado observando jardines. Y pintando árboles. El diseño extraplano, por el que están apostando hoy varias empresas, podría derivar del neoplasticismo. Pero ése no es su problema. El problema del diseño extraplano, como el de cualquier gesto marcado, es que algún diseñador, o cliente, trate de imponerlo. O de imponérselo."